A más de diez años de su estreno, la obra de Ken Loach es una potente reflexión sobre las crisis migratorias, el trabajo y la explotación.

Julliet Ellis y Kierston Wareing en En un mundo libre (2007) (Fuente: iMDB).

El siglo XXI ha visto la aparición de no pocos críticos de las actuales ideologías económicas, profetas que advierten los malestares endémicos de la circulación desmedida de capital. Se trata, en gran número de casos, de intelectuales, filósofos y sociólogos, blindados por los muros de la academia, dispuestos a esgrimir su pluma en contra del monstruo del neoliberalismo económico.

Desde el cine, una de esas voces casi perdidas es Loach, británico cuya carrera se remonta hasta los años setenta. En 2007, salió a la luz un drama sobre esa arma de doble filo que sigue siendo la “flexibilidad laboral”, moneda corriente en naciones que abrazan la inmigración.

En la película, Angie es una madre soltera, londinense y orientada, en su trabajo, a encontrarle trabajo a los inmigrantes que llegan a Londres. Luego de ser despedida, inicia su propia empresa, instalada en un departamento que alquila junto a su amiga Rose. El crecimiento de la empresa dispara un viaje de degradación moral, mientras los inmigrantes son despojados de sus derechos y hasta de sus sueldos, mientras los ingresos de Angie crecen.

El guion pone al espectador de cara con las injusticias que sufren los recién llegados a tierras baldías y cansadas de su presencia. Londres se convierte pronto en ese oasis de españoles, ucranianos, iraníes y demás nómades que la mundialización deja a su paso, a la deriva entre un enjambre de sueldos mediocres, laberintos de aduanas y barrios clandestinos de refugiados.

Ken Loach dirige su cámara a las comunidades de inmigrantes, viajeros que huyen de la guerra y la pobreza en su país hacia una jungla de cemento, donde no tardan en volverse presas (Fuente: Notodo).

La protagonista apela a la flexibilización laboral para justificar el hecho evidente de que los extranjeros están siendo explotados, una crítica aguda a los beneficios ilusorios de la globalización. Angie no está sola en esto. Diversos personajes, algunos que solo son mencionados o no llegan a aparecer, son denunciados por esta haciendo lo mismo con poca regulación de la ley, demostrando que la práctica no es un mal aislado sino sistémico.

En un momento, su mejor amiga y socia se retira del negocio, no pudiendo tolerar la falta de escrúpulos de su compañera. No mucho después, dos hombres encapuchados ingresan al piso de Angie, demandando su pago y fingiendo secuestrar a su hijo Jamie. El episodio no desanima a la emprendedora de Londres, y en la última escena se le ve en Ucrania, reclutando, ahora personalmente, a sus próximos clientes.

Loach, conocido militante del Partido Laborista de Reino Unido, no es ajeno a fijarse en problemas sociales en su cine, incluso más allá de la actualidad y las fronteras de su país. En 1995 estrenó Tierra y libertad, película que sigue las peripecias de un joven miembro del Partido Comunista, combatiente del lado Republicano durante la Guerra Civil Española. En 2006, solo un año antes de En un mundo libre, estrenó El viento que acaricia el prado, que recoge la lucha de dos hermanos contra el Imperio Británico durante la Guerra de Independencia de Irlanda, filme que le valió la Palma de Oro en Cannes de 2006.

Cillian Murphy y Pádraic Delaney en El viento que mueve el prado (2006) (Fuente: iMDB).

Una década ha pasado desde el estreno de En un mundo libre. En su momento considerada una obra menor, que pasó casi desapercibida por la metralla de la crítica internacional, pero las situaciones que denuncia en su hora y media de metraje no serían menos acertadas si se estrenase el día de hoy.

Escribe: Alejandro Núñez Alberca

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: