Líderes de la iglesia deberán investigar abusos y encubrimientos, y no intervenir en investigaciones civiles.

Escribe: Michelle Laura

Papa Francisco en la plaza de San Pedro. (Fuente: NPR Illinois)

El jueves 9 de mayo, el papa Francisco emitió la primera ley mundial mediante la cual exige a los miembros de la iglesia, tanto sacerdotes como monjas, reportar cualquier caso de abuso sexual y encubrimiento por parte de sus superiores a las autoridades eclesiásticas.

Este comprende el más reciente intento del pontífice de responsabilizar a la jerarquía de la iglesia católica por su negligente respuesta ante el escándalo mundial de abuso sexual surgido en las recientes décadas. La situación ha arrasado con la credibilidad de la institución en los años recientes, durante los cuales miles de víctimas en diversos países han decido manifestarse y denunciar a sus agresores.

Las nuevas normas entrarán en vigencia el 1 de junio, serán retroactivas, y pasarán por un periodo experimental de tres años, tras los cuales serán reevaluadas.

Qué hace la ley de Francisco

El decreto tiene como principal propósito la adecuada investigación por parte de la iglesia de cualquier caso de abuso sexual hacia menores y personas vulnerables, así como también de coacción a la realización de actos sexuales mediante amenaza o abuso de poder; la producción, posesión, exhibición y distribución de material pornográfico infantil; y la inducción a la participación de menores y/o personas vulnerables en exhibiciones pornográficas.

La ley, titulada “Vos estis lux mundi” (Ustedes son la luz del mundo), establece que todas las diócesis están obligadas a crear una oficina destinada a lidiar con las acusaciones de las victimas, así como también crear formas simples mediante las cuales se puedan realizar las denuncias.

La ley, además, está destinada a proteger a los denunciantes, prohibiendo y condenando cualquier tipo de represalias por parte de la iglesia local hacia dichas personas. Francisco urge a las personas que “sepan o tengan motivos fundados para creer que un abuso pueda estar cometiéndose” a denunciar dichas actividades.

Qué no hace

Sin embargo, muchas victimas y opositores de la iglesia católica cuestionan el hecho de que las normas no insten a sus funcionarios a reportar los hechos a la policía local o a los fiscales.

La ley tampoco hace mención de las juicios a aplicarse a los culpables de abuso o encubrimiento, ni mucho menos alenta a la iglesia a ser transparentes con los feligreses sobre estas acusaciones. Por otro lado, existen vacíos legales dentro de estas normas, como que aquellas denuncias realizadas durante el acto de la confesión deben permanecer secretas debido a la naturaleza de la misma.

Se espera que las diócesis establezcan un sistema de denuncias y confirmen su funcionamiento a la embajada local del Vaticano para el primero de junio del año 2020.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: