A finales de junio, Sedapal anunció el corte de agua entre los días 5 y 7 de julio en 20 distritos de Lima, algunos totalmente y otros de manera parcial. Sin embargo, la sorpresa de muchos fue que distritos no incluidos en esa lista también se vieron afectados por las obras de la Línea 2 del Tren Eléctrico.

El agua dejó de correr

En el distrito de San Miguel, distrito incluido en la lista inicial, se reportaron cortes en el suministro desde el 2 de julio.  Vecinos de San Juan de Lurigancho, Ventanilla, y San Juan de Miraflores sufrieron el corte abrupto de agua pese a no habérseles incluido en los 20 afectados.

Fuente. El Comercio

A esto hay que sumarle los casos de puestos de suministros “fantasma”. La Municipalidad de Breña contaba con un total de 9 de estos puestos, establecidos con miras a estas fechas. Uno de ellos, en el cruce de jirones Yavari y Pariacoto, al parecer nunca se habilitó. El mismo 6 de junio, en pleno corte, vecinos se pronunciaron ante Sedapal vía redes sociales para informar de esta carencia. La empresa prometió una “verificación” del caso, pero esta nunca llegó. Mientras, el municipio de dicho distrito publicaba un video de los camiones llegando a otro de los puntos de suministro, mientras el malestar en redes se mantenía y se ignoraba.

Hacia la noche del 6 de julio, concluidas las obras, Sedapal ordenó que se volvieran a abrir las válvulas de la Planta de Tratamiento La Atarjea, restableciendo paulatinamente el suministro en la capital. Aunque el número estimado de limeños afectados por estas medidas era alrededor de un millón, los episodios imprevistos en San Juan de Lurigancho o Ventanilla indican que esa cifra se incrementó de manera considerable.

Tomando medidas

Las redes sociales han resultado de vital importancia para la comunicación con los afectados. La Municipalidad de El Agustino fue una de las primeras en pronunciarse vía redes sociales como Facebook y Twitter, el día siguiente al anuncio de Sedapal. Le siguieron los municipios de Miraflores, Breña, San Miguel, Ate, entre muchos otros.

Las redes sociales fueron cruciales para un contacto directo con la sociedad civil, incluso si se arriesgaban a la proliferación de ruido o fake news.

Por su parte, Sedapal y la Autoridad Autónoma del Sistema Eléctrico de Transporte Masivo de Lima y Callao (AATE) anunciaron la creación de un aplicativo diseñado para ayudarle a la población a encontrar puntos de suministro cerca de su zona, así como permitirles saber si su urbanización sería afectada.  

Asuntos urgentes

Abastecer de agua a una ciudad como Lima es un reto. Más del 40% de la gente obtiene su agua del mismo río: el Mantaro. A esto hay que sumarle ser la segunda ciudad del planeta con menos lluvia (la primera es El Cairo) y que el consumo promedio de litros por persona llega a 250L (lo recomendado es 180L).

Las campañas de concientización parecen no ser suficiente. Otros métodos incluyen elegir plantar plantas que requieran menos riego, u optar por otros tipos de riego (como el goteo) para las áreas verdes, ambas decisiones en manos de los municipios.

Escribe: Alejandro Núñez Alberca

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: